NRO916

Columpio Flor Robinia

Las margaritas en los postes del columpio añaden una expresión caprichosa que inspira juego a los niños pequeños. El resistente asiento de goma está colocado a la altura exacta para que el niño se incline y se tumbe boca abajo. Esto sirve para dos fines: el niño puede columpiarse y balancearse de forma independiente. Al empujar con los pies, el niño inicia el movimiento de balanceo y entrena sus habilidades motoras, concretamente el sentido del equilibrio y del espacio. Por otra parte, la comprensión de la causa y el efecto tiene un gran impacto en el pensamiento y las habilidades cognitivas del niño. El valor emocional de poder manejarse de forma independiente no tiene precio para los niños pequeños y estimula su autoestima y amplía su zona de confort físico. Los padres, los hermanos mayores y los amigos pueden unirse fácilmente a la diversión.