NRO108

Balancín mariposa

El Balancín Mariposa lleva el clásico balancín a nuevas dimensiones sociales: gracias a los muelles, números desiguales pueden jugar juntos. Los niños pueden incluso jugar solos. Esto permite un juego variado, una característica que atraerá a los niños una y otra vez, para pruebas más cortas o más largas. El sentido del espacio y del ritmo y la fuerza de piernas y brazos de los niños se ejercitan cuando se balancean y suben. Las dos superficies variadas, una horizontal plana y otra redondeada, permiten más posiciones del cuerpo: sentado, arrodillado, tumbado. De este modo, se adapta a un mayor número de usuarios, tanto por edad como por capacidad. El balanceo ejercita los sentidos del equilibrio y el espacio. Ambos son cruciales para la confianza en el cuerpo, por ejemplo, para evitar caídas. Al hacer esto con más niños, se desarrollan importantes habilidades socio-emocionales, como la toma de turnos y la cooperación.