KPL111

Balancín con muelles

El balancín es un clásico del parque infantil. Todavía atrae a los jugadores una y otra vez, como lo ha hecho durante generaciones. El elemento de juego clásico todavía está con nosotros por una razón: el cosquilleo en el estómago cuando se sube alto y luego se baja rápido es eternamente atractivo. El balancín desarrolla el sentido del espacio y el ritmo y los músculos de las piernas de los niños. Ayuda a las habilidades motoras cruciales que ayudan a los niños a navegar por el mundo de forma segura. La dimensión social y el grado de confianza en tu compañero que se exige al hacer balancines, es un gran entrenamiento de habilidades socioemocionales para la vida como el tomar turnos y la cooperación. La empatía también se entrena, ya que los jugadores consideran los límites y limitaciones de los demás. O cuando se inspiran para probar cosas que antes no se atrevían a hacer, porque otros niños se atreven a hacerlo.