NRO405

Casita con suelo

La Casita con suelo evoca el deseo de jugar en todos los niños con su techo curvado y un bonito escritorio y banco en su interior. Volverán a jugar una y otra vez. Los escenarios de juego dramático de la casa no conocen límites: hay espacio para un juego de rol continuado al que los niños volverán una y otra vez. El escritorio y el banco del interior estimularán los descansos y funcionarán también como mesa. La escalera y el desnivel dentro y fuera de la casa hacen que los accesos sean variados y estimulen tanto el gateo como la escalada. Esto entrena la coordinación cruzada, que es fundamental para la capacidad, por ejemplo, de leer. Cuando los niños realizan el juego dramático, representan la comprensión de escenarios cotidianos, negociando a través de sus observaciones de la vida. Mientras lo hacen, hablan y se comunican constantemente con sus compañeros, estimulando así enormemente las habilidades lingüísticas y de pensamiento.