M128

El platillo volante

Los más pequeños se emocionan con el potencial social y físico del platillo volante: 1, 2, 3 o 4 niños pueden subirse, jugar y cooperar. Esto hace que sea una unidad de juego muy versátil, que ocupa poco espacio y resulta atractiva para los niños pequeños una y otra vez. Además de ser un gran juego, apoya áreas fundamentales del desarrollo y el aprendizaje infantil a través del juego: habilidades motoras importantes como el equilibrio y la propiocepción se entrenan cuando los niños se mecen, empujan los pies y tiran de los brazos. Estos son fundamentales para las habilidades para la vida como, por ejemplo, gestionar el tráfico de forma segura. Mientras se mecen juntos, los niños pequeños también entrenan importantes habilidades socioemocionales como la cooperación. La lógica de la secuencia de movimientos entrena las habilidades de pensamiento del niño.